Tienes que irte para poder volver

por | Jul 25, 2022 | 0 Comentarios

Bio

Hace tiempo escuché esta frase y me dio mucha risa tan sólo con leerla, pues en sí parece algo tonto de decir como las típicas frases «subir para arriba» pero todo es aplicable a la circunstancias de tu vida.

Desde que empezó el 2021 he implementado una rutina de hábitos consciente, es decir, llevo una libreta con las cosas que quiero hacer y llevo mi proceso de cuales se cumplieron y cuales no.

Un gran porcentaje de ellas están dando frutos a mediados de año, otras tuve que ajustar el orden y otras simplemente no he podido encontrar el enfoque correcto para desempeñar la actividad como me gustaría.

Luego de un tiempo la rutina me llegó a frustrar, me empecé a cansar e incluso fallaba el 80% de las cosas que tenía que hacer en mi día a día.

Había diferentes tipos de razones, tenía que cumplir con compromisos de terceros, el trabajo en ocasiones demandaba más horas de las que ya tenía organizadas, me enfermaba, no lograba dormir a mi hora por ruidos, situaciones personales los cuales no me permitía dormir a mi hora adecuada, me levantaba cansado, quería seguir durmiendo y cuando dejaba de hacer una actividad de mi rutina se hacía más fácil dejar de hacer la siguiente.

Lo más gracioso de todo esto es que entraba en un estrés y una ansiaba como dirían los españoles: «Que flipas». Me enojaba el hecho de saber que ya iba bien avanzado y de la nada todo empezó a fallar hasta que empecé a tener hábitos de rechazos, como darme sueño en las tardes cuando tenía que escribir, perderme en el celular por horas cuando tenía contenido que preparar, en fin, incluso en estos momentos estoy lidiando para escribir más de una línea sin distraerme.

Pero si estoy escribiendo esto es porque tuve que irme para poder volver. Volver a mi rutina que quiero lograr.

¿Pero qué paso? ¿Por qué me pasó todo esto? ¿Y por qué estoy tratando de volver?

Las razones ya te las expliqué, pero lo más importante es que me saturé de tanta información y de tantas cosas que quise solucionar de un solo golpe. Me frustraba por dos situaciones, la primera era ver a personas que están en donde yo «quiero» estar y la segunda por ver tanta persona hablando sobre «éxitos» o cómo tener «éxito» en tu vida y carrera profesional.

Entonces entré en una etapa de saturación porque cuando no cumplía con mi día de tareas al 100% entraba en una ansiedad tremenda, como cuando estás acostumbrado a ir al gym y de repente dejas de ir, te sientes mal, sientes que algo falta en tu vida y eso mismo me pasó.

Desde que comenzó el 2021 empecé a comprar libros sobre productividad, emprendimiento y motivación. Actualmente he leído como 20 libros en un año y lo menciono porque aunque parezca poco o mucho según como lo tomes, es un logro para mi que años atrás no había hecho nunca.

Eso me llevó a calendarizar mi día distribuyendo mi trabajo y los proyectos que quiero crear. No pienso decir todo el proceso y prefiero dejarlo para un próximo artículo pero aunque no he logrado grandes cosas, sí puedo decir que mi día ha mejorado comparado a años anteriores.

Empezando con levantarme temprano, dormir temprano para poder levantarme muy temprano, eso hace que pueda trabajar en otras tareas como leer y escribir contenido para mi blog. Repito, eso me produjo meses después a creer que no he avanzado nada, porque de tantas cosas que quiero hacer no se ven reflejado grandes cosas.

Terminé tan saturado y obsesivo con mi rutina diaria que yo mismo me saboteaba que si algo no me salía como yo quería, dejaba de hacer otras tareas por mi molestia que no pude cumplir en tiempo en forma.

Ahora mis hábitos se habían transformado en abandonar hábitos, enojarme por mi desempeño y estar frustrado la mayor parte del tiempo por no cumplir con mis metas y era peor aún porque diseñe un sistema en donde mis metas fueran hitos cortos, para sentirme que avanzaba pero parece que no funcionaba.

Me enojaba aún más porque la idea era hacer tareas super pequeñas y simples que no llevaran mucho tiempo pero me faltaba las ganas, me faltaba coordinación con mi tiempo, porque si había algo que interrumpiera mi tiempo ya no me daban ganas en la tarde de seguir.

Entonces terminé por abandonar toda mi rutina y volver a empezar, pero primero tenía que desconectarme lo más que se pudiera de mis objetivos y trabajo diario.

Así que me tomé casi 15 días sin hacer nada, vagando y procrastinando todo lo que quisiera. Los Freelancers por lo regular no toman vacaciones y para mi estas eran mis vacaciones.

Y poco a poco empecé a extrañar mis tareas del día, quería trabajar, de todo el contenido que veía me sentía recargado y motivado para querer empezar pero no podía dejar mis vacaciones, tenía que cumplir con mis días de descanso.

Eso me dio una recarga de energía porque ansiaba ya regresar a mi rutina y cuando por fin se acabaron mis vacaciones no regrese por completo, ya que tenía que hacer algo distinto para obtener resultados distintos.

De entrada sólo me enfoque en una sola cosa, tenía que perfeccionar una rutina por cierta cantidad de días hasta que en automatico se cumpliera dicha rutina y esa era dormir bien.

Si pudiera cumplir el dormir bien, despertaría sin cansancio. Era todo lo que hacía en el día, cumplía con alguna que otra tarea pero sin presión, si quería la haría o no, así que trabajaba en una libreta en la siguiente rutina cuando perfeccionara el dormir bien, así cuando la dominara bien ya iba a estar preparado para hacer la siguiente rutina sin problemas.

Mi punto es el siguiente: Puedes querer cumplir con ciertos objetivos tanto personales como laborales, la forma en la que la quieras cumplir es de cada quien, lo que si te recomiendo es que cuando sientas que ya no aguantes y quieras dejar de hacer eso que tanto te afecta:

Déjalo por un par días para que regreses otra vez enamorado de eso que le encontraste sentido cuando lo comenzaste a hacer.

En ocasiones tienes que irte y dejar eso lo cual te hizo sentido al principio para que regreses otra vez interesado en querer continuar hasta que lo logres porque he escuchado casos de personas que se toman un descanso pero ya no continúan porque estaban muy quemados, muy cansados y se dieron cuenta tarde de que necesitaban volverse a nutrir de nuevas experiencias para trabajar en su proyecto.

¿Eres Freelancer o Emprendedor?

Descubre en tan sólo cuatro semanas el proceso completo para organizar, diseñar, optimizar y publicar una página web profesional, atractiva y rentable. Garantizado.

¿Eres Freelancer o Emprendedor?

Descubre en tan sólo cuatro semanas el proceso completo para organizar, diseñar, optimizar y publicar una página web profesional, atractiva y rentable. Garantizado.

Cómo Crear Tu Página Web En 30 Días O Menos

Todo sin programación, paso a paso y desde cero. Garantizado.

Espera un momento...

Pin It on Pinterest

Shares