La crisis de los 30 en tiempos de redes sociales

por | Ago 26, 2022 | 0 Comentarios

Bio

Personalmente soy una persona que cree que la publicidad, el medio y las redes sociales no me generan una reacción, incluso me consideraba “más listo” que los demás que sí caen en este tipo de persuasiones.

Años después termine la carrera de mercadotécnica y publicidad, quería conocer un poco más el trasfondo de todo lo que se ofrece.

Vengo de una carrera técnica como programador, ya estaba cansado de tanto código y quería aprender algo nuevo, pero que tampoco fuera un cambio radical porque me seguía gustando la computación y la publicidad me parece un buen complemento.

Ahora, esto que tiene que ver con las redes sociales. Yo tuve acceso a internet en mi casa como en el 2008 y en aquellos años empezaba a ser conocido YouTube y ahí tuve dos panoramas, los YouTubers educativos y los YouTubers de entretenimiento.

Siempre admiré el valor de los YouTubers que salían en cámara, no por su contenido sino porque yo pensaba que tenían alta su autoestima, o quizás su autoestima era tan baja que querían que alguien los viera y buscaban un poco atención.

Hoy en día es tan normal salir en cámara, debajo de cada piedra sale un YouTuber nuevo. Aún así sentí envidia por los que hacían cosas grandes, los que viajaban, los que tenían muchos amigos y los que trabajaban con marcas o hacían shows para cientos de personas.

Es curioso porque ahora el internet ya no se llama internet, ahora se le conoce como las redes sociales, es normal sentir envidia de todos aquellos que ganan mucho dinero haciendo tonterías o creando contenido para adultos.

Soy un poco de la vieja escuela en donde tu dignidad se basa en el trabajo duro y no en tonterías, pero vamos, me terminé acostumbrando a que es lo normal hoy en día.

Y en verdad felicito los que tienen la vida que muestran en redes (la gran mayoría no es así) pero los pocos que la tienen y además ganan dinero por lo que les gusta hacer es admirable.

Te cuento todo este tipo de historias porque en todos estos años pasamos diversas etapas en las que sí somos afectados de alguna manera.

Algunos se vuelven fans de algo, otros se vuelve en contra de una idea, otros se la pasan al pendiente de la vida de los «famosos» en internet y también muchos viven frustrados con tratar de encontrar y alcanzar el «éxito» que siempre se nos ha dicho.

El «éxito» hoy en día parece estar a la vuelta de la esquina y al mismo tiempo parece la olla de las monedas de oro al final del arcoíris, porque está pero al mismo tiempo no está. Es algo extraño, porque de este lado, el contenido americano se basa en dinero, poder, crear empresas, sistemas y mentalidad de ganador. Pero en otros lados es paz, salud, serenidad, amor, minimalismo y todas las variantes que ya conoces.

También entendí que no todos empezamos en la misma línea de la carrera, hay personas que su inicio es muchos kilometros más adelante que yo, así como hay personas que iniciaron kilometros atrás de mi.

Esto lo viví mucho tiempo con las personas que tenían computadoras apple, luego con los youtubers que hacían contenido, los que viajaban, se conocían entre ellos, etc.

Luego con la oleada de personas que contaban su experiencia viajando o viviendo en otro país para estudiar. Un sin fin de cosas que es claro que puedas sentir envidia o enojo.

Ya que sientes que no estás haciendo nada en tu vida y más si tienes la misma edad que ellos.

Para mi ese no es mi medidor de felicidad, porque si lo fuera estaría luchando para llegar a donde ellos estan.

¿Cómo lo sé? porque hay otras cosas que también he querido lograr y varias de ellas ya las cumplí, otras están a casi nada de lograrse y otras más estoy luchando por esos objetivos.

Siento envidia de ellos pero tampoco es algo con lo que yo fuera feliz si lo obtuviera, ellos sí son felices con las cosas que hacen y tu deberías hacer lo mismo que nosotros.

Se vale sentir envidia por personas que hacen cosas que tú quisieras hacer, pero pregúntate si realmente serías feliz con eso que ellos hacen.

Es mejor sentir envidia y canalizarla para convertirla en esfuerzo para lograr lo que sí te hace feliz a ti.

Alguna vez leí esta frase en un libro que dice: «La envidia se desperdicia en el envidioso». Toma esas ganas de querer ser como alguien más para lograrlo y no te concentres en maldecir su privilegio y te quedes estancado criticando algo que sueñas llegar a tener.

¿Eres Freelancer o Emprendedor?

Descubre en tan sólo cuatro semanas el proceso completo para organizar, diseñar, optimizar y publicar una página web profesional, atractiva y rentable. Garantizado.

¿Eres Freelancer o Emprendedor?

Descubre en tan sólo cuatro semanas el proceso completo para organizar, diseñar, optimizar y publicar una página web profesional, atractiva y rentable. Garantizado.

Cómo Crear Tu Página Web En 30 Días O Menos

Todo sin programación, paso a paso y desde cero. Garantizado.

Espera un momento...

Pin It on Pinterest

Shares