Invertir en ti para mejorar en tu negocio

por | Jun 27, 2021

Bio

Un frase típica que tenemos los Mexicanos (no se si en tu país digan lo mismo) cuando queremos justificar una compra innecesaria es “Me lo merezco, para eso trabajo”. Y lo hacemos cuando estamos a punto de sacar una pantalla, un celular, una camisa o cualquier cosa que sea de nuestro interés a pesar de que sabemos que vamos a estar 6, 12, 18 o hasta 24 meses pagando dicho producto que acabamos de elegir por capricho, pero creo que puede tener una ventaja esta mala costumbre. Sigue leyendo…

Antes de comenzar con este artículo me gustaría mencionar que próximamente sacaré un contenido diciendo las desventajas de comprar impulsivamente y cómo eso nos hace menos productivos que sino tuviéramos nada, poniendo siempre mi caso personal y el de personas cercanas que les ha pasado lo mismo, algo común en las personas pero preocupante para nuestro trabajo, continuemos primero con este tema:

En mis comienzos como freelance, me estaba yendo bien en comparación con trabajos que había tenido en una empresa formal. El dinero y la juventud sin educación financiera es una mala decisión pero traté de encontrarle el lado positivo a mis compras impulsivas para “justificar” mi trabajo pero no estaba tan mal como pensaba y es que gracias a esos pequeños “caprichos” es que ponía en un estado de motivación para seguir haciendo lo que estaba trabajando en su momento.

Pero ojo, la recompensa aunque sea justificada de mala manera debe ser balanceada con cosas que te sirvan a crear una nueva mejor versión de ti, por ejemplo, una compra justificada de mala costumbre que tenía hace unos años era el de comprarme tenis, llegue a tener hasta 4 pares de tenis que yo sé, para los verdaderos adictos a los tenis esto no es nada, a pesar de ser una compra de mala costumbre lo que hacía es que cada vez que empezaba a trabajar en mi cuarto me los ponía, porque me me ponían en un estado de trabajo y me hacían sentir que no estaba en la casa de mis padres, sino que pensaba que era una oficina independiente y yo estaba trabajando formalmente.

Al entender que algunas compras de mala costumbre me pueden ayudar en mi proceso de creación de contenido eso me motivaba a seguir trabajando imaginando el lugar en donde quería estar. Hoy en día logré tener mi propia oficina para mi trabajo y aunque puedo darme el lujo de trabajar semi-desnudo, lo que hago es arreglarme para hacerle creer a mi cerebro que estoy en modo trabajo, para no complicarme mucho con la vestimenta aplique la técnica de Steve Jobs o Mark y es comprarme camisas lisas sin diseños, sin dibujos o estampas, todas del mismo color para que sea más rápido la decisión de vestirme e inconscientemente pensar que es mi ropa de trabajo.

Otro punto a mencionar son las compras de buena costumbre que te ayudan no solo a mejorar tu día laboral sino que también son necesarias y justificadas al 100% no importando el precio que puede costar. Aquí no debemos de ser codos, amarrados, escatimar, ahorrar o como le digan en tu país ya que estas compras te van a servir para extender tu salud y esperanza de vida, mira a qué me refiero:

Toda comodidad que te ayude a cuidar tu cuerpo o te haga sentir cómodo es una excelente compra. Si nos ponemos a pensar, pasamos una cuarta parte de nuestra vida durmiendo, hay personas que duermen 6 horas, otros 8 y otros hasta 10 horas. Son horas que ya no se recuperan pero al mismo tiempo son tan necesarias para que el cuerpo resista la jornada que estamos despierto, por esa razón el adquirir un buen colchón sin importar cuanto pueda costar es una gran inversión a largo plazo porque nuestro cuerpo es el templo y debemos de cuidarlo.

Si eres una persona que todo el tiempo tiene que andar caminando, unos zapatos super acolchados tienen que ser tu prioridad porque tus pies están en constante uso y para personas como yo que tenemos unos kilitos de más es más necesario porque los pies soportan todo el peso, entonces ahorrar en unos zapatos NO puede ser una buena decisión. Compra algo bueno no por la marca sino por lo cómodo que te hagan sentir.

Y por último para los que pasamos horas, horas y horas sentado en un computador, una silla con almohada lumbar y otra para tu cabeza es urgente que te hagas de una. No conozco otro tipo de sillas que no sean las gamers que tengan estas características y a pesar de que no me dedico a ese sector de video juegos adquirí una por las siguientes razones:

  1. Por muchos años yo me sentaba en una silla de oficina pero luego de darme cuenta que al desgastarse la silla me inclinaba más hacia atrás y al terminar mi jornada laboral acababa con un fuerte dolor de cadera. Una buena silla gamer siempre te va a mantener recta tu espalda y es un alivio para mi cuerpo
  2. Yo padezco dolores de cadera y solo por el hecho de estar en una posición inclinada o agachado ya siento dolor si mantengo esa posición por un par de minutos, la silla en la que estoy actualmente tiene una almohada para la parte lumbar y dejo de sufrir mientras trabajo porque antes me levantaba de mi silla cada 30 o 40 minutos porque ya no aguantaba el estar sentado.
  3. Y por último la parte superior también tiene una almohada para tu cuello que hace que te mantengas aún más recto y estoy super contento el haber invertido en esto porque me evita el tener dolor luego de 5 horas trabajando de corrido

En resumen y tampoco estoy patrocinando ninguno de estos productos, lo que te quiero transmitir es, hay compras que si valen la pena, que se justifican para mejorar como persona, que te motiven a seguir creando cosas y que además cuidas tu persona porque si tienes familia que depende de ti no te puedes dar el lujo de enfermarte o lastimarte y solo por esa razón tienes que saber invertir en ti cuando sea necesario.

¿Eres Freelancer o Emprendedor?

Descubre en tan sólo cuatro semanas el proceso completo para organizar, diseñar, optimizar y publicar una página web profesional, atractiva y rentable. Garantizado.

¿Eres Freelancer o Emprendedor?

Descubre en tan sólo cuatro semanas el proceso completo para organizar, diseñar, optimizar y publicar una página web profesional, atractiva y rentable. Garantizado.