Cómo ser productivo cuando no quieres ser productivo

por | Feb 19, 2021

Bio

Ayer fue el cumpleaños de mi madre, no es que no quisiera festejar con ella un año más, pero era Jueves, un día con mucho trabajo, pero hey, la familia es lo primordial ante cualquier cosa. Pero siempre que tengo salir en día laboral me descuadra las actividades que tenía y me pasó lo siguiente…

Me desconecte de Internet como 4 horas y al llegar a casa, al ser de noche ya me daba pereza hacer algo porque ya era tarde pero aún no hora de ir a dormir, entonces empecé a ver videos de youtube pero aún y con todo eso me sentía poco productivo (reitero que no reparto culpas a nadie).

Entonces me puse a pensar cómo rayos puedo aprovechar el par de horas que me quedaban libres antes de irme a acostar y recordé que siempre dejo al final del día las micro-tareas porque son de menor importancia, me explico: 

  • Desde que empiezo mi día de trabajo siempre, siempre, siempre empiezo con las tareas más grandes o complejas, ya que si al final del día no me alcanza para hacer las micro-tareas como contestar emails, revisar métricas o programar nuevas publicaciones pues las dejo para el día siguiente.
  • Al ser micro-tareas te demoras en 15 y a 25 minutos, teniendo un par de horas libres me dió tiempo de hacer esas micro-tareas pendientes de hace días y hasta me alcanzó para este artículo. Ahora, aquí viene el PROTIP:

Antes de sentarte en tu computador, crea una lista de tareas en tu día (Máximo 10 tareas al día) Con la intención de que puedas ver tu avance alcanzable y no te estréses haciendo 50 actividades y sólo logres 3 para que después creas que no avanzaste mucho y estas son las herramientas que utilizo:

  1. En un principio usaba una hoja y pluma para escribir las tareas del día, considero que es la mejor herramienta para comenzar con el día ya que no te distraes (en caso de no tener el móvil cerca) además de ser una for óptima de enfocar sólo en el papel y que cuando tengas un bloqueo metal no tengas alternativa para procrastinar.

     

  2. Luego quise sofisticarme y empecé usando to do list, ufff una hermosura de herramienta porque era simple y al punto, luego empezaron a meterle más opciones que deje de usarla porque ya llegaba el punto de distraerme con tanta opción.

     

  3. Pase luego a la herramienta que te ofrece windows llamada así misma to do. Esta herramienta me gusta mucho porque al conectarse con otras herramientas similares propias del sistema puedes tener una conexión entre varias aplicaciones compañeras, aunque aún no al nivel cuando tienes un ecosistema apple.

     

  4. Actualmente llevo casi un año usando una aplicación china llamada focus to do y OH DIOS MIO, no tiene tantas opciones como to do list pero me encantan sólo tres cosas de esa herramienta: Crear lista de tareas, asignarle un tiempo al estilo pomodoro y por último crear tipo carpetas para organizarte mejor, es la única herramienta que tengo obligada a que se inicie por aquí arranca windows porque ya se que con eso debo empezar mi día.

Lo que te quiero decir es que la clave no está en la herramienta, está en la lista de cosas por hacer y darle un nivel de importancia.

En los siguientes artículos voy a compartirte varias formas de darle un nivel a una tarea (he probado muchas) pero me invente una propia que quiero compartir contigo en los próximos días.

¿Que opinas del articulo?

Comentarios

¿Eres Freelancer o Emprendedor?

Descubre en tan sólo cuatro semanas el proceso completo para organizar, diseñar, optimizar y publicar una página web profesional, atractiva y rentable. Garantizado.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This